Web oficial de la Fundación de la Haptonomía - C.I.R.D.H. (Centro Internacional de Investigación y Desarrollo de la Haptonomía). CONTACTO

Ventajas del Acompañamiento Haptonómico

El acompañamiento afectivo haptonómico presenta una serie de beneficios y ventajas en cualquiera de sus aplicaciones.

Desarrolla en el acompañado un sentimiento de seguridad interna y de completitud que favorece la autonomía del individuo, de forma que puede restablecer su salud física, psíquica o afectiva en el caso de enfermedad o déficit adquirido por enfermedad o accidente o congénito, ayudándole a vivir dignamente entre sus semejantes a pesar de sus limitaciones. Esta autonomía le permite enfrentarse a la enfermedad o al hándicap como protagonista que colabora y comprende su proceso y que participa activamente en la toma de decisiones terapéuticas junto a los profesionales de la salud, con los que forma equipo, lo que facilita su curación o la aceptación de su proceso aunque sea terminal.

También ayuda al humano a reencontrase con sí mismo y a desarrollar sus facultades afectivas en la búsqueda de la felicidad y del pleno desarrollo de sus capacidades afectivas.

El acompañamiento afectivo haptonómico utiliza el contacto psicotáctil o thymotáctil, específico de la haptonomía como una auténtica comunicación entre seres humanos.

Ver apartado de TESTIMONIOS.

 

En el campo de la PERINATALIDAD podemos encontrar unos beneficios para los padres y los hijos.

 

HAPTONOMÍA: BENEFICIOS A CORTO, MEDIO Y LARGO PLAZO 

Embarazo/Infancia

Adolescencia

Madurez

Saberse acompañados

 les da Seguridad de

 Base/Básica.

 

Poseen

 mayor AutoConfianza.

 Mayor grado de

Autoestima

Son receptivos y comunicativos;

 aprenden a diferenciar

 qué les gusta y qué no.

Mayor capacidad para

 tener las cosas claras:

 para saber decir no.

 Menos vulnerables

 ante la presión de grupo.

 

 Mayor determinación y

 capacidad de decisión

Viven el útero como

 un dulce regazo,

vivendo su entorno/mundo

 como un lugar agradable

 donde poder disfrutar.

 

Mayor motivación.

 Tienen sus gustos

 más definidos,

 saben lo que quieren.

 Tienen más claro qué

 quieren hacer en la vida y

 disfrutan más al realizarlo.

Son bebés que

 interactúan más,

 se saben comunicar;

 están más conectados

 con sus verdaderas

necesidades

 y por ello

 saben pedir lo

que necesitan.

 Personas con gran energía,

 activas con fuerza interna

 para lograr

 las metas que se ponen.

Personas implicadas

 con su realidad social,

 con su entorno.

 Al estar en mayor

contacto consigo

también saben

 conectar mejor con los demás.


Ainhoa ELORDI, matrona formada en acompañamento haptonómico pre- y postnatal

 

Presentamos a continuación un interesante trabajo realizado por una de nuestras alumnas de Acompañamiento Perinatal sobre estos beneficios.

 

ME DIJERON:
 
(Un canto a los beneficios del trabajo haptonómico)

Me dijeron que en el mundo de los adultos, donde la mayoría no tenía una gran motivación en la vida, entre todos ellos, había una persona que poseía un brillo especial en los ojos.
No era un gran sabio, ni tampoco  una persona de renombre.
Era un ser que sabía valorarse.
Que escuchando su interior, había sabido definir cuál tenía que ser su camino en esta vida.
Una persona que disfrutaba el momento, porque su quehacer diario le llenaba de satisfacción personal.
Alguien, que al estar en contacto consigo mismo se daba fácilmente a escuchar a los demás.
Un ser que, con su simple presencia apaciguaba la ansiedad de los de alrededor.
Los eruditos comentaban que tenía una adecuada autoestima, que sabía qué quería en la vida, que disfrutaba haciéndolo y que su paz interior hacía que tuviera energías para comprometerse con su entorno.
Me dijeron que ese adulto fue adolescente alguna vez.
Un adolescente diferente.
Un adolescente con una gran confianza en sí mismo.
Una seguridad que le ayudaba a no ser vulnerable : a no dejarse llevar por las normas ni por las  “necesidades” consumistas del momento.
Un corazón joven, motivado, con fuerzas e ideas claras por las que luchar día a día.
Un adolescente con gran nivel de Autoconfianza, con ideas claras, poco vulnerable ante las presiones sociales, motivado, con gustos e ideas muy definidas y con una gean energía, según los catedráticos.
Pero… sobretodo… me dijeron que ese adulto había sido un bebé hacía ya mucho.
Un bebé muy querido.
Un bebé acompañado.
Un bebé con unos padres comunicativos y receptivos.
Unos padres que habían sabido darle un embarazo consciente, tierno, sereno… gozoso.
Me dijeron que todo ese amor que sus padres supieron comunicarle había hecho de él un bebé con una gran seguridad.
Un ser que, desde los primeros momentos había sentido que el mundo era un lugar seguro y placentero.
Un lugar donde poder vivir feliz. Un lugar que él merecía porque ya desde el comienzo se sentía una personita digna de recibir todo el cariño y la ternura de sus allegados.
Según los maestros, un bebé con Seguridad de Base, receptivo y comunicativo. Conectado con sus verdaderas necesidades y sabedor de que el mundo que le rodea es un mundo repleto de afecto que siempre respeta el ritmo de su desarrollo.
 Me dijeron que ese bebé fue acompañado haptonómicamente.
 Me lo dijeron, y al decírmelo, sentí la luz(st) y el placer de vivir de aquella persona… todo el bien que sentía y hacía sentir a los demás.
que en el mundo de los ,donde la mayoría no tenía una gran motivación en la vida, entre todos ellos,había una persona que poseía un brillo especial en los ojos. No era un gran sabio, ni tampoco  una persona de renombre.Era un ser que sabía valorarse.Que escuchando su interior, había sabido definir cuál tenía que ser su camino en esta vida.Una persona que disfrutaba el momento, porque su quehacer diario le llenaba de satisfacción personal. Alguien, que al estar en contacto consigo mismo se daba fácilmente a escuchar a los demás. Un ser que, con su simple presencia apaciguaba la ansiedad de los de alrededor. que ese adulto fue alguna vez. Un adolescente diferente.Un adolescente con una gran confianza en sí mismo.Una seguridad que le ayudaba a no ser vulnerable : a no dejarse llevar por las normas ni por las  “necesidades” consumistas del momento.Un corazón joven, motivado, con fuerzas e ideas claras por las que luchar día a día.Pero… sobretodo… que ese adulto había sido un hacía ya mucho.Un bebé muy querido. Un bebé acompañado. Un bebé con unos padres comunicativos y receptivos.Unos padres que habían sabido darle un embarazo consciente, tierno, sereno… gozoso. que todo ese amor que sus padres supieron comunicarle había hecho de él un bebé con una gran seguridad.Un ser que, desde los primeros momentos había sentido que el mundo era un lugar seguro y placentero.Un lugar donde poder vivir feliz. Un lugar que él merecía porque ya desde el comienzo se sentía una personita digna de recibir todo el cariño y la ternura de sus allegados.  que ese bebé fue acompañado haptonómicamente. Me lo dijeron, y al decírmelo, sentí la z y el de aquella persona… todo el bien que sentía y hacía sentir a los demás.

Vitoria-Gasteiz, Noviembre de 2011
Ainhoa Elordi

 

Mayte Medrano, matrona de Bilbao formada en la primera promoción española de haptonomía. presentó un video sobre estos beneficios derivado de una Jornada de Convivencia entre Padres e Hijos tras 18 años de acompañamientos prenatales que ha presentado en varios congresos... Próximamente podrá acceder a él.

También Mayte Medrano escribió un interesante artículo en la revista Norte de Salud Mental, nº 35, 2009, pags: 67-78, titulado: "Presente y futuro de nuestra intervención como matronas: influencia en las próximas generaciones (18 años de Acompañamiento Perinatal)", en que describe sus experiencias durante 18 años de Acompañamiento Haptonómico Perinatal en su labor habitual como matrona en un centro de la seguridad social del País Vasco. Puede leerlo en el siguiente enlace: http://antigua.ome-aen.org/norte/35/NORTE_35_090_67-78.pdf

 

Copyright © 2017 Haptonomía. Todos los derechos reservados.

Diseño Web Iniziativas - Registro dominios guidom