Web oficial de la Fundación de la Haptonomía - C.I.R.D.H. (Centro Internacional de Investigación y Desarrollo de la Haptonomía). CONTACTO

Haptonomía - Frans VELDMAN

FRANS VELDMAN. Su obra.


Médico holandés fundador de la haptonomía, nacido en los Países Bajos en 1.921 y fallecido en Francia el 25 de enero de 2.010.Fotografía de Frans Veldman 

Confrontado a las experiencias humanas más extremas, tanto en la solidaridad, la bondad y el coraje como en lo peor de la abyección, de la crueldad y del horror, estudió la importancia del 'Afectivo' en las relaciones humanas y los efectos esenciales que podría tener a través de la intermediación del contacto thymotáctil en los campos de la educación, y de la salud.

Su formación médica, filosófica, psicológica y artística le condujo a teorizar su descubrimiento a partir de una gran experiencia clínica en los medios hospitalarios en numerosas especialidades médicas...

Durante sus estudios e investigaciones descubrió, reconoció y analizó las causas de los déficits, carencias, frustraciones o traumatismos que traban o inhiben el desarrollo de la salud psíquica.

Era un investigador curioso y observador de los fenómenos de la vida en su sentido más amplio, y desde la más tierna infancia.

Científico avanzado a su tiempo, tuvo intuiciones sobre el cerebro y sus emociones y sobre la importancia de la afectividad en la vida del humano y de las relaciones con sus semejantes. Sus descubrimientos y enseñanzas se ven hoy reconocidas por el desarrollo actual de las neurociencias y de las ciencias médicas.

En 1.945 inicia oficialmente sus investigaciones científicas sobre la vida afectiva de los humanos con la fundación de una institución de investigación en Nimégue (Países Bajos).

En 1.956 y 1.957 imparte los primeros Seminarios sobre sus experiencias para médicos, psicólogos y profesiones paramédicas (enfermería, matronas, fisioterapia, etc.) en los Países Bajos.

En 1.960 establece la definición de “Haptonomía”

En 1.963 funda la “Academia de la Haptonomía” en los Países Bajos.

En 1.968 el Ministerio de Salud holandés le encarga un libro y una película sobre los cuidados clínicos haptonómicos en el hospital, que se publican en 1.970.

En 1.971 Frans Veldman interviene en la Universidad de Leiden y en la Fundación Dr. van Hoytema en Enschede dando cursos de formación continuada para médicos. Interviene también, a petición de los Colegios Médicos Regionales de los Países Bajos dando conferencias sobre haptonomía y su interés para los médicos. Enseña también en la Universidad de Leiden, Amsterdam, Utrecht y Groningue para introducir el pensamiento y la práctica médica de la haptonomía.

En 1.975 se celebró el Primer Congreso de Haptonomía “El hombre completo” en Nimégue, Países Bajos.

En 1.978 es acogido en Francia en el cuadro del GRENN (Grupo de Investigación sobre el nacimiento) por la Dra. Catherine DOLTO y el Dr. Bernard THIS.

En 1.979, tras haber enseñado, durante numerosos años, la haptonomía original basada en sus experiencias. Después, se instaló en el Sur de Francia en los años 80 de años para disfrutar de su jubilación, en un pueblo de los Pirineos franceses, Oms cerca de Perpignan, para escribir y explotar los numerosos documentos recogidos durante el período precedente, habiendo suscitado un interés apasionado hacia su trabajo acerca del nacimiento, por parte de un algunos de los miembros del GRENN (Grupo de Investigación sobre el nacimiento en Francia).

Fruto de este interés nació una formación en el medio obstétrico. Después, la demanda creciente en torno a este trabajo, se hizo evidente para otros profesionales de otros campos clínicos bien diferentes que se abría aquí un campo inmenso e innovador de experiencias y de posibilidades (psico-)terapeúticas. Así nació progresivamente un nuevo período de docencia y de transmisión de la Haptonomía en su fenomenalidad de base y en todas sus aplicaciones posibles (ver DOCENCIA y APLICACIONES). Esto impulsó la creación en 1.980 del CIRDH (Centre International de Recherche et Développement de l’Haptonomie) en el que se inician las formaciones se instituye un cuerpo docente pluridisciplinar e internacional (ver Colegio Científico y Docente) constituido por médicos, psiquiatras, paidopsiquiatras, ginecólogos, obstetras, pedíatras, biólogos, psicólogos, matronas y enfermeras enseñantes en Escuelas de Enfermería.

En 1.984 se realiza un documental para la televisión francesa:  « Le bébé est une personne » en el que se habla entre otros temas de la haptonomía perinatal.

En 1.989 se publica la primera obra de Frans Veldman en francés: « Haptonomie ; Science de l’affectivité » Presses Universitaires de France.París.

En 1.990 se publica el primer número de la revista aperiódica «Présence Haptonomique».

En 1.991 se celebra el Primer Congreso Internacional de Haptonomía en el Palacio de la UNESCO en París con el tema: “Incidencia del acercamiento haptonómico afectivo-confirmante sobre la vivencia del dolor y sobre los neurotransmisores específicos”.

En 1.995 se celebra el Segundo Congreso Internacional de Haptonomía en el Palacio de Congresos de París con el tema: “Perspectivas humanas”.

En 1.995 la palabra « haptonomía” entra en los diccionarios franceses: Le Petit Robert y Larousse.

En 1.998 aparece la 7ª edición en francés completamente revisada del libro:  «Haptonomie ; Science de l’affectivité ; Redécouvrir l’Humain», ed. PUF, París.

En el año 2.000 se celebra el Tercer Congreso Internacional de Haptonomía en el Corum de MONTPELLIER con el tema: « Haptonomie et Santé Publique ».

En 2.001 aparece la 8ª edición en francés completamente revisada del libro:  «Haptonomie ; Science de l’affectivité ; Redécouvrir l’Humain», ed. PUF. París.

En 2.002 se publica en la colección « Que sais-je ? » « l’Haptonomie » por la Dra. Dominique DECANT-PAOLI, Ed. Collection encyclopédique PUF. París. Este libro se traduciría posteriormente al español.

En 2.003 aparece el libro : « L’Univers Affectif, haptonomie et pensée moderne » por Jean-Louis REVARDEL PUF. París.

En 2.004 Frans Veldman publica : « Haptonomie amour et raison ». E. PUF. París.

En el año 2.005 se celebra el Cuarto Congreso Internacional de Haptonomía en el CNT de La Défense, París con el tema: « Où en est l’haptonomie aujourd’hui ?.

En el mismo año se publica el libros: « Le Défi de la Vie » Ed. Des Presses Litéraires. de Frans Veldman.

 

Tras largos años de investigación y docencia en Oms (Francia), con la inestimable colaboración de AnneMarie van Polen, Directora de Formaciones del CIRDH en los que se formó en haptonomía a una innumerable cantidad de profesionales de la salud humana procedentes de diversos países se decidió en junio de 2.006 se transmite el CIRDH a París como centro de formación en París, naciendo el CIRDH Frans Veldman, quedando el Centro de Oms como Sede Científica  Internacional de la Haptonomía en la que, bajo la dirección de AnneMarie van Polen, se realizan cursos de perfeccionamiento y reciclaje.

En el mismo año se celebra el Symposium Haptonomie, en Utrecht (Países Bajos).

En 2.007 aparece la 9ª edición en francés completamente revisada de su libro:  «Haptonomie ; Science de l’affectivité ; Redécouvrir l’Humain», ed. PUF. París.

En 2.010 se publica por Frans Veldman: « Empathisch-Happerceptief-Gewaarzijn. Adesse Animo » Des Presses Littéraires.

El último Congreso Internacional de Haptonomía se celebró en Versailles (Francia) en 2011, tras la muerte de Frans Veldman con el título: "Situaciones de crisis y de haptonomía. Homenaje a Frans Veldman".

También en 2.010 se publican el libro : « Dictionnaire de l’haptonomie. Thesaurus haptonomicus» por Frans VELDMAN y André SOLER.

 

Tras su fallecimiento en 2.010, Frans Veldman deja al CIRDH en su testamento científico la misión de seguir enseñando la haptonomía auténtica® tal y como él la concibió y enseñó y desarrollarla científicamente bajos los principios éticos y deontológicos que él dio y que no entran en contradicción con los Códigos Éticos y Deontológicos de los profesionales que practican la haptonomía.


 

 

 

 

Fue en “Amor y razón”, su segundo libro aparecido en Francia, donde Frans VELDMAN expuso algunos elementos de su recorrido biográfico e intelectual, de lo que era habitualmente celoso,  quitando la mayor parte del tiempo a su persona tras su descubrimiento; especialmente en las páginas 145, “Lo que precedió a mis estudios e investigaciones” y 389, en el Epílogo del mismo libro. Los que lo conocieron a lo largo del tiempo acompañándolo en su enseñanza y sus investigaciones pueden testificar tanto del hecho de que encarnaba no solamente la autenticidad de sus ideas y de su gusto por lo Bueno y lo Bello de la vida, sino también del discurrir intelectual incansable del investigador.


Describió las experiencias determinantes que le condujeron en su busca tras la adolescencia. Notablemente curioso, independiente de espíritu, en un periodo materialmente restrictivo como consecuencia de los efectos de la crisis de los años 20, vivió durante la guerra experiencias determinantes para su destino.
Él mismo dice que introdujo por primera vez a principios de 1950, su concepto de la fenomenología empírica de contacto denominada “psicotáctil” y de la “proximidad afectiva”, - precediendo la noción de haptonomía – con ocasión de una conferencia en un cuadro  médico.

 

“… describía este acercamiento muy característico, lleno de respeto, de solicitud, de ternura, transparente, segurizante, y afectivo-confirmante que, en la proximidad aseguradora, acompañado de un contacto táctil muy específico, netamente humano,… thymestésico, tiene en cuenta el estado del ser y la tipología individual, así como los sufrimientos, las preocupaciones y las angustias de los pacientes; asegurando de esta forma  un reencuentro de confianza, que sobrepasa el cuerpo, pero abrazando a la persona en su completitud, es decir: su corporalidad animada.”


Podemos imaginar las resistencias que encontró en la regla de reserva distante y autoritaria del cuerpo médico en esa época frente a un tocar afectivo, pero la evidencia de la aportación de sus descubrimientos para el acercamiento al enfermo y su cuidado acabó de vencer las resistencias e incluso le llevó a sensibilizar a los formadores de enfermería en los Países Bajos en 1967 a petición del Ministerio de Salud. Esto dio origen a un libro “Lichte lasten” (Cargas ligeras) y a una película sobre la kinesionomía clínica, término que inventó en esa época.


En efecto en el Epílogo de “Amor y razón”, se ve bien el discurrir intelectual de Frans VELDMAN en su preocupación constante por la verdad y la autenticidad de ésta última. Filósofo y dotado de un amplia cultura clásica como lo imponía la escolarización de de su generación en la que las “Humanidades” eran esenciales. Ello coloreó notablemente el vocabulario que constituye la lengua de esta ciencia fenomenológica. Remonta en efecto a la fuente etimológica de las palabras y las puede atribuir a la haptonomía de una forma innovadora y que resulta útil para el uso universitario común.


La haptonomía no forma parte de las ciencias que denominamos “duras”, es empírica, fenomenológica y “experiencial”, y no experimental. En efecto la experiencia humana personal empírica se orienta a la comprensión, mientras que la experiencia científica experimental se orienta a la explicación. Por lo tanto, es del dominio de la emoción y del sentimiento, del afectivo, - es decir del dominio de lo sutil -, está incontestablemente orientada hacia el reencuentro en la vivencia, “repetible y verificable” como todo fenómeno científico prueba. ¿Cómo explicar la paradoja de esta situación? Se sustenta en dos palabras: axiología y transdisciplinaridad.

                                                                                                                                         LEER MÁS

La axiología es “la ciencia de los valores, de la verdad y de las condiciones de la verdad, de lo que es digno de ser tomado en consideración”. Así hay que retornar de la noción restrictiva y lógica que ha tomado el axioma en matemáticas a su sentido original que es el de los “hechos incontestables e innegables”; verdades “clamorosas”.
- (P 391) Dicho de otra forma, abandonar el 1+1= 2 para pasar a la evidencia repetida y verificable de que una persona afectada de la enfermedad de Alzheimer y agitada, imposible de calmar mediante el razonamiento y la amonestación, responde rápidamente y se apacigua al sentir esta forma de contacto invitante, tierno, segurizante y justo que es “preracional y prelógico” y se dirige a su sentimiento y no a su intelecto desfalleciente.
Lo que fascina por su recorrido, es que el observador curioso del humano es riguroso. Ilustra plenamente esta gestión axiológica en lo que dice: “Primero contemplar, luego investigar”. Constata y observa los fenómenos, se cuestiona y se permite posteriormente con mucha paciencia la experiencia de su intuición  hasta llegar a la evidencia y a la posibilidad de afirmar en plena certeza lo que ha captado intuitivamente al contemplar. Y para esto aplica una de las reglas fundamentales del pensamiento haptonómico, resultante de la conceptualización de esta inteligencia que reside en la base del viviente que él denominó “hapsis*”. Es el alma quién irradia a la razón y no el espíritu que calcula racionalmente sometiendo al sentimiento. En esto es creativo a la manera del viviente, pero científico en su exigencia.
Pero, ¿cómo explicar entonces que pasemos de la lógica dualista del 1+1=2, a la complejidad de una sonrisa o de la compasión, a la vez que seguimos siendo seres de razón que deben responder de forma cotidiana a todas las necesidades imperiosas de la realidad de los cuidados sanitarios?
Para comprender la construcción epistemológica, ha sido necesario salir de la lógica dualista causualista propia de las conceptualizaciones científicas clásicas y que se produzca toda una revolución conceptual del pensamiento de lo complejo, con la teoría de las catástrofes, la teoría quántica, las teorías del caos, la de las fractales y sobre todo para lo que concierne a la haptonomía:

- La transdisciplinaridad.
Gracias a sus intuiciones, ancladas en la contemplación del viviente y los fenómenos afectivos humanos, la comprensión de Frans VELDMAN y su teorización han anticipado largamente no solamente las últimas orientaciones y conocimientos que aportan las neurociencias sobre el funcionamiento del cerebro y de las emociones, sino también la teorización epistemológica concerniente a los sistemas complejos, como es el de la afectividad humana.
La transdisciplinaridad que eclosiona un poco en todo el mundo es el dominio de un pensamiento que pasa de un campo de conocimiento a otro, no para abandonar el primer campo, sino para enfocar los lazos entre los diferentes campos, como una integración del uno en el otro.
La haptonomía es ciertamente interdisciplinar ya que recurre a los saberes de diferentes campos como la biología, la medicina y el cuidado de las personas, pero la transdisciplinaridad exige un rebasamiento conceptual bien diferente que integra la noción de “niveles de realidad”. Cada nivel sucesivo, conserva las propiedades del nivel inferior pero ofrece nuevas leyes y nuevas posibilidades. Si una madre sonríe a su hijo y le tiende sus brazos, toda su ternura, su voz, su sonrisa, al servicio de su corporalidad de reencuentro van a ser invitantes de la respuesta de su hijo. Pero si ella está triste, si tiene una hemiplejia, o si él es ciego, el nivel “superior” emocional, o el “inferior” neuro-anatomo-fisiológico van a colorear de forma diferente la atmósfera de su reencuentro. Esto significa a la vez la limitación, pero también, felizmente, el sobrepasamiento, ya que el nivel sutil de la ternura segurizante y confirmante del otro, modifican el conjunto y es esto lo que es fundamental en el descubrimiento de Frans VELDMAN.
Aportó sus adquisiciones científicas de forma rigurosa y convincente en el campo de los cuidados, de la enfermedad, del hándicap, de la psicoterapia, pero también en todo el campo preventivo tan rico del acompañamiento de los padres y del hijo durante el embarazo, el nacimiento y la infancia. Cuanto más avanzó en la investigación, más creció su preocupación de que los humanos fueran capaces de ser felices encontrando sentido y significación a su vida, y esta preocupación ha estado en el centro de su contemplación y la ha hecho remontar pronto, al alba de la existencia. El investigador no se redujo nunca al trabajo del médico con lo patológico, sino que el artista que residía en él se apoyó siempre en la observación del viviente, en su belleza, en su riqueza y en su creatividad. Su preocupación esencial fue permitir de la mejor manera posible la eclosión del potencial propio de cada uno, según el genio de sus talentos y de sus dones desde la concepción (constelación significativa*).

Para  hacerse una idea de su recorrido científico, la Sinopsis de desarrollo del hapsis que siguió permitirá medir que una sesentena de años de investigaciones con dos tiempos dedicados a la fundación, el original, holandés, después el francés a partir de 1978, momento en el que inició su camino hacia la jubilación… en el sol en el Sudeste de Francia, han sido la obligación ética de su vida para que un mundo de relaciones humanas brille y resista contra la inflación tecnocrática y eficaz en detrimento de la persona y de sus necesidades fundamentales. La primera y más esencial de las necesidades de un humano es la confirmación del ser que es. Sostuvo siempre que la utilización de los medios más avanzados de la investigación médica y de su tecnología, debían estar al servicio de las necesidades y de la consideración del paciente en tanto que persona responsable. Rechazaba que fuera un anónimo sin cara sometido a la tiranía de una cifra de evaluación, de la estadística y de la eficacia.
La influencia innegable del GRENN (Grupo de Investigaciones y de Estudios sobre el Recién Nacido), el interés apasionado de los psicoanalistas interesándose por el embarazo, el nacimiento y el lactante y por todo lo que Frans Veldman les mostró, el documental todavía citado de Bernard Martino, “El bebé es una persona” en que él aparece, le han llevado poco a poco a crear en Francia un nuevo centro de formaciones , el CIRDH, en el lugar dónde vivía, en OMS, en los Pirineos Orientales de Francia al inicio de los años 80. Allí venían los estudiantes de los cuatro rincones de Francia y de Europa (Alemania, Bélgica, España, Italia, Luxemburgo, Holanda, Suiza), pero también de Argentina,  Colombia,  Bulgaria, Grecia, Brasil,  Canadá,  Israel, Líbano, La Reunión, e incluso recientemente en el CIRDH parisino, de Japón.
Sus últimos trabajos trataban sobre el soplo vital y la serotonina y su papel en la comunicación afectiva entre humanos. Su último libro en trámite de edición y los congresos que se han celebrado cada cinco años desde 1990 testifican la variedad de las aplicaciones de su descubrimiento en los campos más diversos de la medicina y de lo social.
Falta el campo de la educación ya que es un lienzo entero de aplicaciones de la haptonomía que no tuvo tiempo de poner en marcha mientras que el acompañamiento  de los niños con dificultades se mostraba con brillo los beneficios  y que él exploró ampliamente en los Países Bajos y en Francia. En efecto el término de haptopedagogía puede llevar a confusión con el educativo escolar. Es testigo en realidad del punto de vista de la haptonomía sobre la forma “psicagógica”, es decir, guiante y acompañante de la responsabilización y de la autonomización del niño hacia su llegar a ser una persona. El acercamiento afectivo del niño que seguriza a éste y le hace vivir el Bien que representa, le ayuda a madurar hacia su autenticidad  siempre siendo portador de un sentido de las normas, de una capacidad de compartir con el otro y de una identificación con él, fuente de una verdadera prevención de la violencia social y del repliegue grupal.

Corresponde ahora a los que prosiguen su obra en el seno del CIRDH Frans Veldman transmitir en el espíritu y la fidelidad de su autenticidad, a la vez que enriquecen a través del desarrollo de las experiencias clínicas y de los recientes descubrimientos de la medicina y de las neurociencias, lo que él siempre sostuvo y deseó.

 

 

 


“… una sociedad puede ser considerada como humana en la medida en que sus miembros se afirman los unos a los otros, …una humanidad real no existe más que allí dónde esta capacidad puede expandirse.”

Martin Buber.

“El derecho incontestable, fundamental y primordial del ser humano es el de la confirmación afectiva de su ser desde su concepción”.

Frans Veldman.

Copyright © 2017 Haptonomía. Todos los derechos reservados.

Diseño Web Iniziativas - Registro dominios guidom